Ser parte de este ministerio que insentive a la congregación a aportar a la Iglesia de acuerdo a su capacidad. Velar que los miembros con promesa cumplan con la misma.